Disfrutando de la cocina | Recetas

22.6.16

Petit suisse o danonino de chocolate

Si hay un postre que nos recuerde a la niñez es el petit suisse o danonino (como lo llaman ahora), a todos nos daban dos! La verdad es que en casa no los comprábamos, porque yo siempre he sido rechoncheta y mi madre no quería comprar este tipo de postre que engordaban. En cambio en casa de mi tía, donde iba a pasar el verano con mi prima, lo compraban siempre y me encantaban. No hay nada mejor que recrear estos postres de la niñez caseros y poder hacerlos a nuestro gusto. A mi los petit suisse o dañino de chocolate son de los que más me gustan, porque ya os he dicho más de una vez que soy chocoadicta.  

Petit suisse o danonino de chocolate

También los he preparado de fresas y de oreos, para tener donde elegir. La verdad es que no se cuales están más buenos, pero sí que son casi iguales a los comerciales. Con la ventaja que sabemos exactamente lo que contienen y podemos controlar la cantidad de azúcar que añadimos. 

Petit suisse o danonino de chocolate

Es una receta ideal para los más pequeños de la casa, cremosa y con un riquísimo sabor a chocolate. No sale mucha cantidad de petit suisse o danoninos de chocolate, dependiendo del envase que se utilice pueden salir más o menos. Yo uso, unos envases que encontré en una tienda que son iguales a los envases comerciales y me salen como unos 9 o 10, pero se puede hacer el doble de cantidad y tendréis más. 

Petit suisse o danonino de chocolate

Ya veréis que son muy fáciles de preparar y estoy segura que a partir de ahora estos petit suisse o danoninos de chocolate se convertirán en uno de los postres favoritos de vuestros peques, y de los no tan peques también! 

VIDEORECETA: 





Buen provecho y seguid Disfrutando de la Cocina!

18.6.16

Mermelada de fresas casera

En los supermercados ya se ven pocas fresas, pero si vamos a los mercados de barrio y fruterías aún quedan fresas y muy bien de precio, así que es el momento para preparar mermeladas para que nos duren unos cuantos meses. En casa la mermelada nos gusta de todos los tipos, pero la mermelada de fresas caseras es de las que más usamos. 

Mermelada de fresas casera

A veces, nos parece complicado hacer una mermelada, pero antes era la mejor forma de conservar la fruta todo el año, y de complicada nada. Es muy fácil de preparar y está buenísima. Hace tiempo os traje la mermelada de fresas con sirope de ágave para aquellos que no podéis tomar azúcar. 

Yo desde que empecé a preparar la mermelada en casa he dejado de comprarla en el supermercado. Cuando tengo fruta que se está quedando un poco pocha aprovecho y preparo mermelada. A veces en menor cantidad otras en mayor cantidad, dependiendo de la fruta que tenga. 

El año pasado compré por estas fechas 3 quilos de fresas y las usé para hacer helado de fresas y otros postres, y con la que sobró la usé para hacer mermelada de fresas casera. Cómo veis esta receta es del año pasado, pero como ya sabía que me iba a tocar hacer reposo pues preparé gran cantidad de recetas para tenerlas guardadas.  

Mermelada de fresas casera

Recordad preparar mermelada la próxima vez que tengáis fresas o frutas que ya estén un poco pasadas, es la mejor forma de aprovecharlas y disfrutar de todo su sabor durante el resto del año. 


INGREDIENTES: 


1 kilo de fresas
750 gr de azúcar
El zumo de un limón


 PREPARACIÓN DE LA RECETA: 


En primer lugar, lavamos las fresas, les quitamos el rabito y las troceamos. Ponemos las fresas en un bol, con el zumo de limón y el azúcar, lo mezclamos bien dejándolo reposar toda la noche. 

Una vez  pasada la noche, tendremos una mezcla de fresas con su jugo, junto con el azúcar y el limón. Esa mezcla la pondremos en una olla  y coceremos a fuego alto al principio. Una vez, empiece a hervir bajaremos el fuego y lo dejaremos cocer durante una media hora. Veremos que va reduciendo mientras removemos y retiramos la espuma que se va formando en la superficie. 

Cuando ya tenemos la mermelada acabada, la vertemos en los recipientes donde la vayamos a guardar, es recomendable que sean tarros de cristal para que se puedan esterilizar. Debemos recordar verter la mermelada aún caliente en los tarros que habremos esterilizados con agua hirviendo y limpiado con un paño. Los cerramos bien y los dejamos boca abajo hasta que se enfríen. De esta forma, se crea el vacío. 

Pero si preferís que os duren más tiempo, los ponéis en una olla con agua caliente y  las dejamos hervir durante unos 20 o 30 minutos. 

Y ya tenemos nuestra mermelada de fresas casera lista para servir con una buena rebanada de pan!

Mermelada de fresas casera

Buen provecho y seguid Disfrutando de la Cocina!

14.6.16

Pastel de jamón y queso

Una de las combinaciones que más me gustan es la del jamón y queso, para mi es simplemente perfecta. Hasta el momento, no he probado ninguna receta que los contenga que no me guste. Y este pastel de jamón y queso está simplemente delicioso y muy fácil de preparar. 

Pastel de jamón y queso

Lo bueno de esta receta es que se puede hacer tanto dulce como salada, pero yo prefiero hacerla salada. Si la quisiéramos hacer dulce sólo es necesario añadir en el fondo del molde caramelo líquido y preparar el pastel igual que si fuera salado. Así cuando se hornee nos quedará una fina capa caramelizada en la parte superior al darle la vuelta para servir. 

Lo que más me gusta de este pastel de jamón y queso es que se prepara con ingredientes que todos acostumbramos a tener en nuestra despensa. Sólo necesitamos huevos, leche pan de molde, jamón y queso, y en poco rato tendremos nuestro riquísimo pastel. 

Muchas veces tenemos comidas con amigos o familia donde debemos llevar algún plato preparado. Ya os mostré alguna receta ideal para estos momentos como el pastel de atún frío o las pastas saladas de hojaldre, pero apuntad esta también que es perfecta porque se puede comer fría o caliente. Y se puede comer con las manos sin problemas. 

Pastel de jamón y queso

Tanto a grandes como pequeños les encantará este pastel de jamón y queso, creo que poca gente se resiste a esos sabores. Y con lo fácil de preparar que es la repetiréis más de una vez.  Ya me diréis! 

VIDEORECETA: 



Buen provecho y seguid Disfrutando de la Cocina!

10.6.16

Galletas de calabacín y chocolate

No se vosotros, pero yo cuando pienso en galletas, siempre se me vienen a la mente las tradicionales, con huevo, mantequilla, harina y azúcar, y si puede ser con chocolate. Pero nunca se me pasa por la cabeza usar vegetales para los dulces. Anteriormente, he preparado algún bizcocho con vegetales como el calabacín, así que porque no me iba a atrever con unas galletas de calabacín y chocolate. Nos encantaron! 

Galletas de calabacín y chocolate

La verdad, es que no se nota para nada el calabacín y tienen un sabor buenísimo. Además, no sé si es por el uso de vegetales o por la avena, pero ayudan a ir al baño con más alegría. Si tenéis algún tipo de problema de ese tipo, estas galletas de calabacín y chocolate os pueden dar una ayudita. 

Cuando las pruebas nadie diría que tienen un vegetal entre sus ingredientes, sólo notas el intenso sabor a chocolate. Yo en este caso, usé trocitos de chocolate de tres sabores para darle un toque diferente, pero se puede usar chips de chocolate que más nos gusten. 

Galletas de calabacín y chocolate

Las podéis guardar en una recipiente hermético para que conserven toda sus frescura, pero no os puede decir cuánto tiempo aguantan porque en casa duran muy poco rato. Pero las galletas de calabacín y chocolate son perfectas para tomar en el desayuno o bien como merienda, con un buen tazón de leche chocolateada o un chocolate caliente. No dudo que las prepararéis en más de una ocasión! 


INGREDIENTES: 


-225 de calabacín rallado (y escurrido)
-1 huevo grande
-185 gr de harina de trigo
-112 gr de mantequilla sin sal pomada
-125 gr de azúcar blanco
-70 gr de azúcar moreno
-85 gr de avena 
-75 gr de nueces picadas 
-250 de chips de chocolate, yo usé chips de 3 sabores.
-1 y 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
-1 cucharadita de canela en polvo
-1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
-1/4 cucharadita de sal


PREPARACIÓN DE LA RECETA: 


En primer lugar, precalentaremos el horno a 180º. 

Rallaremos el calabacín y lo pondremos en un escurridor para que deje ir parte del agua. Reservamos. 

Seguidamente, en un bol mezclaremos la harina tamizada, la canela, bicarbonato y la sal hasta que quede todo bien integrado. Reservamos. 

Podemos usar, una batidora tipo kitchenaid o bien usar unas varillas para mezclar la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que quede bien cremoso. Yo uso las varillas y no hay ningún problema. Una vez, lo tenemos bien mezclado añadiremos el huevo y la esencia de vainilla. Añadimos el calabacín y vamos mezclando mientras incorporamos la mezcla de harina poco a poco. Y finalmente, añadimos la avena, las nueces troceadas y los trocitos de chocolate. 

Cuando lo tengamos bien integrado, iremos haciendo bolitas que  pondremos sobre la bandeja del horno donde previamente habremos puesto papel de horno para que no se nos pegue. Dejamos un especiado de unos centímetros entre bolita y bolita, porque una vez en el horno se irán extendiendo y no nos interesa que se peguen entre ellas. 

Finalmente, metemos en el horno previamente precalentado durante unos 11 o 14 minutos hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Pasado ese tiempo, sacamos la bandeja y dejamos que las galletas se vayan enfriando en la bandeja durante unos 2 minutos antes de transferirlas a una rejilla para que se acaben de enfriar completamente. 

Y ya tenemos nuestras galletas de calabacín y chocolate listas para servir. Las guardaremos en un recipiente hermético para que aguanten más días. 

Galletas de calabacín y chocolate

Buen provecho y seguid Disfrutando de la Cocina!

6.6.16

Paninis caseros

Nos declaramos fans de la pizza, nos gusta de todo tipo, con masa fina o esponjosa, integral o normal, incluso ahora con la diabetes gestacional he probado una masa con harina de centeno que hace subir muy poco el azúcar y va genial! No es la masa más esponjosa, pero me permite disfrutar de pizza de tanto en tanto. Pero para aquellos que no tengáis problemas con el azúcar estos paninis caseros son perfectos. 

Paninis caseros

Muchas veces, nos apetece pizza, pero nos da pereza preparar la masa o no tenemos los ingredientes o mil posibilidades más. Lo bueno de esta receta es que se puede usar pan, incluso del día anterior y queda igual de bueno. En casa, siempre hay un poco de pan en el congelador por si acaso, así que en cualquier momento podemos preparar estos riquísimos paninis caseros

Incluso, se pueden preparar con antelación y congelarlos, así sólo tenemos que dejar descongelar, meter en el horno y ya tenemos lista la cena en poco rato. Lo bueno de estas recetas es que se hacen al gusto de cada uno, le podéis añadir los ingredientes que más os gusten u os apetezcan en cada momento. 

Paninis caseros

Pero lo mejor de todo de esta receta de paninis caseros? Que son hiper fáciles de preparar, vamos que incluso los más patosos en la cocina serían unos grandes chef. Así que no hay excusa para tener que pedir comida a domicilio o  precocinada, con recetas como esta en poco rato se puede disfrutar de una rica cena. 

VIDEORECETA: 



Buen provecho y seguid Disfrutando de la Cocina!